El fracaso, ¿es una oportunidad?

En la cultura anglosajona se considera el fracaso efectivamente como una oportunidad. Además, es valorado como una manera de progresar, se ve como una parte del aprendizaje de la vida que es necesario tener para posteriormente triunfar.

Sin embargo, en nuestra visión más latina de la existencia, nosotros nos hundimos cada vez que tenemos un fracaso o cometemos un error y se nos quitan las ganas de seguir luchando, cuando debe ser al revés: “debemos levantarnos una vez más de las que nos caigamos”.

Todo lo anterior viene a cuento porque acabo de leer recientemente un artículo donde un profesor de la Universidad de Princeton (EEUU) ha escrito y publicado su Currículum centrado  en las veces que le han rechazado tanto en el ámbito académico como en el profesional, acción que ha tenido un éxito arrollador. Ha recibido cientos de felicitaciones desde todos los estamentos profesionales por su valentía.

Todo esto me ha hecho pensar en mis hijos y en todos estos jóvenes menores de treinta años que les está costando encontrar trabajo una barbaridad, independientemente de la formación que dispongan. Por eso se frustran, quedan desolados y sin consuelo. Mis hijos nos dicen: “nos habéis engañado diciendo que con una carrera iba a ser más fácil”. A todos estos jóvenes va dirigido este post, para que no se hundan y aprendan a acumular experiencia, que les servirá para llegar al final al éxito profesional, sin duda.

El famoso profesor comienza su CV de Fracasos diciendo:

“En mucho de lo que intento, fracaso. Pero estas decepciones son a menudo invisibles, mientras que los éxitos (que son menos) siempre se hacen notar”.

Así que, mi sugerencia, no sólo para los jóvenes sino para todos, es confeccionar un CV de los Rechazos. Hay que registrar cada acción sin éxito. Probablemente, será bastante más extenso que el CV normal y será inicialmente deprimente, pero esto nos ayudará a soportar los “no éxitos” más fácilmente.

Desde mi punto de vista, la cultura anglosajona es un buen espejo en el que mirarse, ya que en ella el fracaso se observa como algo natural en la vida, tanto personal como profesional. Por eso, en este sentido, un error hay que saber gestionarlo y transformarlo en experiencia y ésta en una oportunidad.

 

¡¡Que seáis buenos!!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *