Las ciudades en el año 2020

Tras una financiación de 16,3 millones de euros del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial), el principal proyecto español en el ámbito de las smart cities, denominado CIUDAD 2020, ha terminado después de cuatro años de duro trabajo.

Ahora lo que toca es trasladar a la realidad las soluciones desarrolladas en la teoría y que se den a conocer al conjunto de los ciudadanos, así como que se tome conciencia de que las personas son las protagonistas en la mejora de las ciudades, de ahí el término que últimamente se está escuchando mucho de “humanizar las ciudades”.

Hay una solución innovadora como “el portal de Ciudad 2020”, que presenta un nuevo marco de relación centralizado, inteligente y personalizado del individuo con su ciudad, o una plataforma tecnológica, basada en una red cloud y en el Internet de las Cosas, que integra toda la información de la ciudad y sus recursos, así como los innovadores servicios y aplicaciones de eficiencia energética, movilidad, transporte y medioambiente.

Gracias a todo lo anterior y tras darse de alta en el portal de CIUDAD 2020, un ciudadano puede acceder, tecleando sus credenciales, a todos los servicios y aplicaciones que le ofrece la ciudad de forma que:

  • Se pueden recibir notificaciones y recomendaciones, así como avisos personalizados en su smartphone o tableta.
  • Por ejemplo, ahora que está tan de moda, antes de salir de casa nos podrá avisar de la posible contaminación ambiental y, según la situación del tráfico, nos podrá proponer la mejor ruta para llegar al trabajo. Combinando incluso el uso del vehículo con el transporte público.
  • En las oficinas se disfrutará de la temperatura y la iluminación más adecuada, que se regula en función de su presencia y de las variables ambientales y de consumo óptimo (esto ya lo tenemos).
  • De un vistazo, el ciudadano puede también conocer en una web la evolución del consumo energético de su vivienda; una recomendación energética le sugiere las medidas de ahorro a tener en cuenta según su perfil y hábitos de consumo. Otra aplicación nos recomendará las mejoras posibles a realizar en la instalación.
  • Para mejorar la movilidad, se cuenta con un sistema de monitorización del tráfico en puntos críticos, como rotondas o cruces, mediante visión artificial y redes de sensores inalámbricos que permiten la regulación de los semáforos.
  • Se crea un sistema para facilitar el acceso para la actuación de medios de intervención de emergencias.
  • Existe una herramienta de detección de plazas de carga-descarga, integrada en el sistema de gestión de flotas para mejorar la distribución de mercancías.

Como veis, la tecnología evoluciona muy rápido y antes de que nos demos cuenta estaremos viviendo todo lo que acabáis de leer.

Mi padre tiene 95 años y, afortunadamente, está muy bien de cabeza (aunque la mecánica de movimientos se le complica) y el otro día charlando con él de todas estas cosas me vi incapaz de lograr que lo entendiera: me dijo, déjalo Tomás, que por mucho que me esfuerzo no lo entiendo.

¡¡Que seáis buenos!!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *