CategoríaGrecia

¡Rafa! no me jodas

Acababa 2014 con un panorama alentador. Todo controlado. El consumo repunta y celebramos las mejores navidades de compras de los últimos años. El paro comienza a descender. Las previsiones internas, y sobre todo externas, para el PIB y el crecimiento de nuestra economía son, cuando menos, alentadoras.

La actividad logística y del transporte, reflejo como pocas del estado de salud macro, pero más aún microeconómico, empiezan a oxigenarse sin respiración asistida. El mercado de carretillas elevadoras, crece, las toneladas-kilómetro en transporte por carretera, también. Se empiezan a desempolvar algunos proyectos inmobiliarios de nuevas plataformas y naves logísticas y, me dicen, que van a llegar más promotores a este mercado, señal de que crece su potencial. La prima de riesgo baja y la confianza sube.

Pero ¡ay! este partido no dura 90 minutos. Mucho más. En realidad está en prórroga indefinida. Y pese a los oficios del árbitro de Bruselas, siempre hay algún bárbaro que se salta el reglamento y las leyes de la convivencia pacífica, detiene el juego y nos aterra más allá de Charlie. O en un tono por fortuna pacífico, siempre hay alguien en el banquillo dispuesto a saltar al césped a demostrar que a este juego se puede jugar de otra manera, lo que desestabiliza al árbitro, a los jueces de línea y al resto de los jugadores. El marcador ya no es tan favorable.

Si la logística es cada vez más global, la economía lo es desde hace mucho. Un escenario de competencias y competición voraz, donde un japonés se ata mal las botas en su vestuario nipón -siguiendo con la misma metáfora- y cambia el resultado de un encuentro en la Francia de Hollande, o donde el cambio de camiseta del equipo griego obliga al combinado español a volver a bregar contra el resultado en contra. Ahora que íbamos ganando y estaba todo tranquilo nos han pitado un penalti y quién sabe si también expulsión: ¡Rafa! no me jodas.

Pero así es el fútbol. Y la economía global, también. No hay dos partidos iguales. No hay temporada tranquila. Nada está escrito. Sólo falta saber si los nuevos jugadores acatarán las reglas y si seguiremos jugando a lo mismo o a otra cosa. Y si es así ¿a cuál?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail