CategoríaELA

Flaquísimo favor

No hay nada peor que tener el enemigo en casa, que le pongan a uno “los cuernos” y ser el último en enterarse, o que sea tu propia empresa, colectivo o ente de pertenencia el que te haga la competencia. Además de los daños correspondientes, materiales o morales, lo normal es que se te quede una magnífica cara de tonto.

El pasado 21 de enero publicábamos en nuestra web la noticia de la celebración en Barcelona del European Supply Chain & Logistics Summit, merced a un acuerdo con la Generalitat de Catalunya y el ayuntamiento de Barcelona. El evento había sido presentado el día anterior a bombo y platillo con la asistencia del Consejero de Empresa y Empleo de la Generalitat, Felip Puig,  y la segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Sònia Recasens.

Hasta aquí, una buena noticia, para el sector logístico y para Barcelona. Un evento itinerante, parece que de alto nivel, convocado por una organización privada que se celebrará durante dos años, 2014 y 2015, en la Ciudad Condal.

Las sorpresas empiezan, sin embargo, con la fecha de la convocatoria de este congreso en 2014: del 16 al 18 de junio. Exactamente once días después de que el Salón Internacional de la Logística de Barcelona eche el cierre a su 16ª edición.

Como siempre en el SIL, la exposición y oferta de los stands estará ampliamente complementada con actividades paralelas en formato de foro, cumbre, jornadas o ponencias, y muchas de ellas de marcado carácter y representación internacional y periódico, como la Cumbre Latinoamericana de Logística o el Fórum Mediterráneo de Logística y Transporte. No parece, por lo tanto, muy acertada y menos oportuna en fechas la nueva convocatoria.

Pero la sorpresa llega a extremos de vodevil o esperpento si añadimos que, en la mencionada presentación del pasado día 20, la teniente de alcalde, señalaba que “este nuevo evento se suma al SIL”, cuando más parece que resta, divide, despista o complica la oferta de citas logísticas. Aún más -no se lo pierdan- esa misma teniente de alcalde, por razones de cargo, forma parte de los órganos de gobierno del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, entidad a su vez organizadora del SIL. Y toda vía más, en el SIL no se sabía nada de este nuevo congreso hasta apenas 48 horas antes de su anuncio.

La respuesta de la organización del SIL -aunque sin serlo oficialmente- ha sido con la “artillería” de las estadísticas de 15 ediciones consecutivas. Además, Enrique Lacalle, presidente del comité organizador del SIL no oculta su contrariedad al señalar que  “los congresos y ferias que recalan en Barcelona van y vienen, nosotros siempre estamos”.

Aunque la compañía organizadora del congreso no parece tener especial predicamento, por lo que hemos podido averigua a través de algún miembro de la ELA (European Logistics Association), no se le puede negar atención, basándonos en las empresas y directivos presentes en anteriores ediciones.

Pero lo realmente lamentable, penoso e impropio, es que intereses políticos -no cabe otra explicación- provoquen esta situación, que hace un flaquísimo favor al sector (dos eventos de corte similar en menos de dos semanas), al SIL, desde luego, y deja patente la falta de criterio de quienes deben promover las mejores prácticas y el mejor clima empresarial y económico.

Quizás la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona -y el partido que comparten-  saquen algún rédito político de todo esto. Pero será sólo eso. A la oferta del sector y a su coherencia le han hecho polvo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Santa Bárbara y la logística

Sinceramente, desconozco quién fue el primero en acuñar, promover y poner en marcha el día mundial de…o el día internacional de…, pero desde entonces han sido tantos que o bien nos inventamos un nuevo calendario anual con 500 jornadas, o alguno de los días va a estar algo más que apretados con tanta celebración.

Hay días mundiales o internacionales del cáncer, SIDA y otra infinidad de enfermedades; de la mujer, del niño;  de la salud sexual, del agua, del sueño y de la voz; de la propiedad intelectual, de la prensa y de la paz; del medioambiente, del refugiado, de las poblaciones indígenas, de la solidaridad;  del trabajo, del turismo, del espacio, del correo, del ahorro, de la televisión y hasta de la estadística. Y muchos más.

Todos tienen algo en común: han nacido con un espíritu reivindicativo, de vocero o de megáfono internacional para denunciar, enfatizar, descubrir y apoyar la causa que representan. En resumen, podría decirse que todos caben en esta denominación: una seria y  circunspecta onomástica de causas y colectivos necesitados de atención.

A esta larga lista se une ahora el Día Europeo de la Logística, que se celebrará el 17 de abril, de la mano en España del Centro Español de Logística (CEL), representante de la European Logistic Association (ELA), que es quién lo promueve a escala continental.

ELA busca con la iniciativa una mayor visibilidad de la logística en todos los ámbitos ¿Por qué? Seguramente porque –cumpliendo con el axioma planteado- la logística precisa de esa mayor atención, ya que casi como una definición más que la engloba, es una actividad cuya percepción sólo se manifiesta cuando algo no va bien. Mientras tanto es una suerte de Santa Bárbara de la que sólo nos acordamos de ella cuando “truena”; cuando lo que tenía que ser, no es; o lo que tenía que llegar, no lo ha hecho.

Esa cualidad de discreción –casi perniciosa- ha provocado que cuando más útil podría ser, es decir ahora –dadas sus características inherentes de herramienta para abaratar los costes-, la logística no esté cumpliendo con un papel más y más protagonista, y las compañías que ofrecen sus servicios o proveen de su equipamiento formen parte, también, de la demoledora estadística de cierres, recortes y EREs.

Bienvenida sea por lo tanto esta iniciativa de ELA, que debería servirnos a todos para salir al balcón del edificio logístico, desplegando pancartas y lanzando consignas que reivindiquen el imprescindible papel herramental de la logística, lo que servirá para reconocer el servicio de las empresas y sus profesionales y evidenciar más a esta disciplina, ya cuando es visible para todos, ya  cuando no lo es porque todo va bien, que es casi siempre.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail