CategoríaSin categoría

Oportunidades y amenazas para la empresa instaladora

Estudios e informes de prospectivas de diversos mercados europeos sitúan, a diez años vista, a la empresa instaladora como un referente con un protagonismo cada vez más fuerte en el ámbito de la energía. Hoy en día, sectores enteros que históricamente han dado la espalda a nuestro colectivo vuelven para recuperar su confianza al entender el potencial del mismo.

Hay diversos motivos que argumentan lo anteriormente expuesto. Uno de ellos es la certeza de que la cercanía de la empresa instaladora es difícil de igualar respecto a cualquier otro servicio relacionado con la energía o las nuevas tecnologías asociadas. Aunque muchas pymes instaladoras aún no conciban su servicio como algo relacionado con la consultoría, cada vez va adquiriendo más fuerza este concepto como respuesta a una demanda real.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Una cuestión de supervivencia

El trabajo diario y la innumerable cantidad de gestiones que se realizan a lo largo de una jornada laboral no nos permiten en muchas ocasiones poder plantearnos cómo enfocamos nuestro futuro profesional y hacia dónde queremos llevar nuestras empresas.

En inglés hay una expresión conocida como take your blinders off!”. Los blinders son las cubiertas que se colocan en la parte lateral de los ojos de los caballos para no permitir que éste mire más allá de aquello que tiene justo delante. Esta expresión adquiere un significado lógico si se utiliza desde el punto de vista de la estrategia empresarial.

Después de la crisis, las empresas instaladoras se han visto obligadas a adelgazar drásticamente sus estructuras, convirtiéndose en microempresas cuyo principal problema es no poder establecer una estrategia que les permita crecer y tejer relaciones para ser más competitivas en todos los sentidos.

Los blinders no nos permiten ver a nuestro alrededor y aprovechar las oportunidades que siguen pasando continuamente a nuestro lado. Los clichés del sector en cuanto a establecer colaboraciones con otras empresas y el miedo a tomar determinadas decisiones sin una valoración objetiva de su riesgo representan barreras que se convierten en auténticas murallas de cara a favorecer el crecimiento particular y del sector.

Las empresas instaladoras están obligadas a dominar su ámbito de actuación (cada vez más amplio con la entrada de las nuevas tecnologías) y a especializarse en varios campos debido a que la frontera entre diferentes tipos de instalaciones es cada vez más difusa. El establecer colaboraciones con compañeros de profesión es fundamental para ofrecer un servicio integral al cliente final.

Estamos destinados a entendernos, a establecer nuevas alianzas y a ofrecer un servicio cada vez más diverso. No empezar a trabajar en esta línea nos condena frente a aquellas grandes empresas que ofrecen un servicio integral a su cliente.

Por tanto, adelante y “take your blinders off!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail