La próxima batalla se librará en el hogar

A nadie extraña hoy en día que un vehículo turismo esté equipado con adelantos técnicos que hasta hace unos pocos años eran impensables: control de velocidad, climatización personalizada, conexión bluetooth, control de presión de neumáticos, asistente para aparcar con cámara 360º, distribución electrónica de frenado, aviso de cambio de carril, detector de ángulo muerto o detector de fatigas, por mencionar sólo algunos.  Sin embargo, en comparación con esto, una vivienda convencional dista mucho de incorporar este grado de tecnología.

Lo que se vislumbra con ello es que el hogar se convertirá en poco tiempo en el escenario de batalla de numerosos actores, algunos muy poderosos, para llevar diferentes opciones de automatización y avances tecnológicos al entorno residencial, en la senda de alcanzar lo que sería, en mayor o menor medida, una casa inteligente u hogar conectado (el tan manido smart home); un mercado que se estima que alcanzará los 6.000 millones de euros en los próximos cuatro años en Europa, según algunos expertos. De hecho, de las más de 25 millones de viviendas que existen en España se antoja muy escaso el número de aquellas que podrían ser consideradas como casas inteligentes, a pesar de que el uso de los smartphones y las apps correspondientes para aplicaciones de control se haya generalizado hasta cotas elevadísimas, aspecto que debería contribuir a esta tendencia, y que se está extendiendo también con la implantación de contadores inteligentes.

En este sentido, grandes operadores como Google o Apple (del mundo de las tecnologías de la información) o compañías energéticas como Endesa, están dando pasos para explorar ese campo que ofrece un enorme potencial de negocio. Así, hay que recordar que a principios de 2014 Google adquirió la firma Nest Labs, especializada en termostatos y detectores de alarmas técnicas, para entrar en lo que se llamó el negocio de la eficiencia energética doméstica, y hace año y medio puso en marcha el proyecto Brillo, el Android para el hogar digital.

Por su parte, Apple no se ha quedado atrás y también en 2014 materializó su incorporación a este ámbito de la vivienda inteligente con la presentación de HomeKit, una solución para que los desarrolladores puedan integrar con facilidad dispositivos domóticos (como cámaras de seguridad, lámparas o termostatos, que pueden conectarse) en su sistema operativo iOS 8.

Citando un ejemplo en nuestro país, Endesa ha lanzado recientemente la plataforma Nexo, su particular iniciativa para entrar en el mercado de servicios para el hogar, con una propuesta sencilla basada en una web y una app fáciles de utilizar y que se halla un escalón por debajo de la domótica y la seguridad: su objetivo es acercar al cliente final un medio de erigirse en su propio gestor energético y manejar de forma remota los dispositivos de la vivienda.

A esto se une que empresas de seguros, compañías de telecomunicaciones (no olvidemos que Telefónica y el resto de operadores ya están presentes en los hogares con servicios multimedia), fabricantes y otras corporaciones como las grandes superficies persiguen llegar al último reducto del consumidor, su casa, porque allí se encuentran oportunidades derivadas de convertir el entorno familiar en una red de equipamientos conectados, con mayor o menor inteligencia.

¿Y dónde quedaría el negocio para las pymes, empresas instaladoras, por ejemplo? En mi opinión, y quizás es una obviedad, en su cercanía al cliente, su capacidad para ofrecer servicio y su agilidad de respuesta. Como en el sector de la automoción citado al principio, las grandes marcas automovilísticas, aunque empleen canales online para la venta, siguen también vendiendo a través de concesionarios e intermediarios que aproximan su producto al cliente final, al que asesoran de forma más personalizada.

No obstante, nos hallamos ante un territorio inexplorado, con numerosas incertidumbres y cuya concreción nadie se atreve a definir.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One thought on “La próxima batalla se librará en el hogar

  1. Me gustaría muchísimo que esas medidas de ahorro enegético en la vivienda del sufrido Consumidor se llevaran a la práctica alguna vez, y que se pudiera controlar el gasto eléctrico, ya que el Contador Inteligente solo beneficia a las Empresas Eléctricas, y creo que desde su instalación estamos pagando mayor importe del Recibo de Luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *