Navidad y ferretería: 4 preguntas imprescindibles

Inmersos en la vorágine consumista de las navidades y después de repasar un año más con estupor alguno de los catálogos promocionales de la ferretería clásica –escobillas para inodoro incluidas-, vengo a compartir este lunes decembrino mi reflexión sobre la relación entre ferretería y Navidad o viceversa, entre Navidad y ferretería.

Las preguntas son: ¿Hay relación entre ambos mundos? ¿Produce un rendimiento especial a la ferretería la época navideña? ¿Con qué criterio se abordan las ventas navideñas desde las organizaciones del sector? ¿Se viste la ferretería de Papá Noel o de Rey Mago?

Las respuestas, en mi opinión, son como siguen:

  1. Sí existe una clara relación entre ferretería y Navidad, porque hay una serie de artículos que se venden habitualmente que tienen que ver con el regalo: pequeño electrodoméstico, artículos de cuidado personal, menaje de cocina y mesa, estuches y cajas de herramientas, máquinas electroportátiles, todo lo relacionado con el huerto urbano y el jardín y, por supuesto, árboles de navidad y todos sus adornos y accesorios.
  2. El rendimiento que produce la Navidad en la ferretería tiene que ver con el incremento de ventas más que con los márgenes y, creo, que, sobre todo, atrae a las tiendas a público que durante el resto del año no las pisa.
  3. El criterio de las organizaciones del sector a la hora de configurar los folletos y ofertas reconozco que se me escapa. Haberlo debe haberlo, pero yo no soy capaz de entender cuáles son los argumentos que los animan a incluir en los folletos artículos tales como escobillas para el wáter, cepos para ratones, rejillas para barbacoas o fitosanitarios, por poner solo unos pocos ejemplos que a mí me parecen simplemente estrafalarios.
  4. A la última pregunta respondo que en general no; que la ferretería, salvo honrosas excepciones, no adopta un estilo y un espíritu navideño. No basta con colocar cuatro adornos en el escaparate o poner villancicos en el hilo musical. Recomiendo copiar lo que hacen otros establecimientos comerciales, principalmente los que nada tienen que ver con la ferretería y el bricolaje. Y, lo último, pero no por ello menos importante, recomiendo atender a los clientes con el mismo espíritu que se supone inspira a Santa Claus o a cualquiera de los tres reyes magos.

¡Felices fiestas y buenas ventas!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *