La amenaza llega desde el laboratorio… ¿un nuevo horizonte para el sector cárnico?

Memphis suena a Elvis y a los hermanos Gasol; a B. B. King y al río Mississippi; a Aretha Franklin y al famoso avión estadounidense que culminó sus 25 misiones asignadas en la II Guerra Mundial sin bajas entre sus tripulantes; a Johnny Cash y al sonido de sus antiguos tranvías; a Justin Timberlake y a una de las escenas más recordadas protagonizadas por Hannibal Lecter; a blues (como ya ha quedado claro) y, no lo olvidemos, a barbacoas

A todo eso suena una ciudad que hemos visto infinidad de veces en películas en las que sus protagonistas se reúnen para disfrutar de la amistad o un encuentro familiar compartiendo al aire libre salchichas y hamburguesas procedentes de esas enormes vacas estadounidenses.

Por eso no deja de ser curioso (y probablemente no es una casualidad) que ese sea el lugar y el nombre elegido por tres investigadores para crear una empresa (Memphis Meats) que ha anunciado su intención de poner al alcance del gran público a partir de 2021 carne producida en un laboratorio.

Un horizonte de apenas cuatro años.

Es así. Por mucho que nos empeñemos, va a llegar. No sé si en ese plazo o en uno algo mayor, pero lo hará. Y la gente la comerá.

Noticias sobre carne de laboratorio llevamos escuchando años, pero dar el paso de producirla industrialmente es un hito muy significativo (y no el único, ya que hay intenciones similares en empresas como Impossible Foods, Beyond Meat…). Por el momento, están en el proceso de captar financiación (al parecer necesitan unos dos millones de dólares) y ya hay fondos de capital riesgo que han apostado por esta inversión seducidos por las atractivas cifras de consumo de carne en los Estados Unidos y las características del producto que promete Memphis Meat: 

Carne rica en nutrientes y vitaminas obtenida sin sacrificar animales y sin emisiones nocivas a la atmósfera.

Un mensaje que sin duda puede calar entre muchos consumidores.

Memphis MeatPorque lo que sí han hecho muy bien es iniciar una campaña de Marketing y redes sociales (@MemphisMeats cuenta con más de 5.700 seguidores en Twitter) con atractivos vídeos y mensajes que preparan el terreno para la llegada de inversionistas y futuros clientes. Vamos, que no han llegado del todo y ya venden la carne mucho mejor que algunos que llevan en ello toda la vida.

Es verdad que, por el momento, fabricar un kilo de carne de laboratorio cuesta 40.000 dólares (se realizan cultivos de células de vaca y cerdo que se regeneran al aportarles nutrientes y oxígeno en biorreactores; en un periodo de entre 9 y 21 días, la carne está en disposición de ser consumida), pero no nos engañemos, cualquier nueva tecnología cuesta mucho hasta que se puede producir industrialmente. Entonces, los costes se reducen enormemente y su precio en venta al público también.

Y yo me pregunto…

  1. ¿Es esto el principio del fin del sector tal y como lo conocemos o es una nueva oportunidad de negocio?
  2. ¿Es esto el principio del fin de la producción de animales para su consumo o es el comienzo de un proceso que elevará a los ganaderos a la condición de fabricantes de un producto selecto, ‘Carne de animal’, que será absolutamente Gourmet y para sibaritas?

Ni lo sé, ni puedo saberlo. Pero si algo demuestra la historia de la economía es que, si te dedicas a un determinado negocio, cuando llega un avance disruptivo que amenaza con cambiarlo todo lo mejor no es ni reírse ni despreciarlo, ni atacarlo. La estrategia correcta ha sido siempre vigilarlo de cerca y, bien subirse al carro, bien entender rápidamente que todo va a cambiar.

Ese es el modo de poder tomar las decisiones oportunas que permitan una o las dos posiciones siguientes:

  • Reforzar el negocio incorporando esa nueva tecnología.
  • Demostrar al mercado que lo que tú haces del modo en que lo haces y al precio en que lo haces sigue aportando un valor diferencial para el consumidor.

Algo que, cuando se consigue, por muchas disrupciones que se presenten, siempre ha funcionado.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *