Esta vaca mea oro (literalmente)

Las vacas de raza Gyr, originarias de la India, mean oro.  Y no es una broma. Concretamente entre tres y diez miligramos de oro por litro. Así lo ha confirmado un estudio científico que se inició para comprobar qué había de realidad en una leyenda antigua que afirmaba que estos animales miccionaban el dorado metal para regocijo de sus dueños. Pues bien, cuando probablemente se esperaba demostrar al populacho que una vez más la ciencia desbarataba una bonita historia, resulta que los investigadores se han encontrado con que tiene una base real.

File:Gir 01.JPG

Vaca Gyr. Foto de Pavanaja (Own work) [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Pero no sólo eso. Las vísceras de las Gyr son una auténtica maquinaria de producción de elementos útiles. Los biólogos de la Universidad de Agricultura de Junagadh han encontrado hasta 388 sustancias beneficiosas para la salud (y el bolsillo al parecer) en los residuos líquidos de este animal, y ya se está trabajando para ver cómo se pueden utilizar de manera práctica tanto en medicina como en agricultura para mejorar los cultivos.

El oro en cuestión aparece en estado iónico, lo que viene siendo en forma de sales, por lo que se precisa realizar un proceso de electrolisis para extraerlo cristalizado, algo que han logrado los investigadores.

Pero antes de que todos los ganaderos de nuestro país se pongan a importar animales de la zona o a jugar a químicos por si acaso nuestras vacas también obran este milagro reservado hasta ahora para la gallina del cuento y el Rey Midas, unos detallitos…

  • Sólo se ha encontrado oro en estas vacas en concreto. Es más, se ha analizado la orina de otros animales de la zona, como cabras, camellos, ovejas o búfalos con resultado exacto de ‘cero oro’.
  • Aunque el estudio se ha hecho sobre 400 animales, el resultado es tan sorprendente que al comunicarse ya se dejó claro que se iba a repetir para corroborarlo.
  • Las cantidades de oro no son homogéneas. Varían según la estación del año (más durante el verano, menos en periodo de monzón); y según el tipo de animal (más en terneros y vacas que no son lecheras, menos en las que lo son).

Vamos, que lo de encontrar oro sigue siendo tan difícil como siempre.

En todo caso, no deja de ser una anécdota bonita que este animal tan denostado últimamente por los gases que genera a través de uno de sus orificios corporales, nos sorprenda ahora con lo que puede soltar por el otro…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *