Que alguien me lo explique

Son ya muchas las veces que me lo han dicho y, esta vez, voy a darle altavoz por si sirve para que le demos una vuelta a esas prácticas tan incomprensibles como perniciosas para el sector. Pero, sobre todo, para que reflexionen los que se sientan reflejados, los que se den por aludidos. El desleal comportamiento me ha llegado de casi todas las cooperativas y desde cualquier nivel de responsabilidad. Lo hace el socio de infantería, el que participa en el consejo rector e, incluso, algún presidente de estas entidades. Hablo de comprar para su propio negocio al margen de la cooperativa, sin hacer partícipe a la misma de la transacción; y me cuesta ponerme en el pellejo de quien lo hace.

Yo entiendo que cualquiera de ellos sintió hace tiempo la necesidad de aumentar la competitividad de su negocio agrupándose con otros ferreteros para comprar mejor, vender más o compartir experiencias que les fueran beneficiosas. Acudir a ferias internacionales, mejorar los márgenes a través de marcas propias, unificar la imagen de los puntos de venta o la uniformidad de los empleados también forma parte de esas ventajas que dimanan de estas sociedades cooperativas. Desde esa óptica es evidente que cuantas más ventas queden bajo el paraguas de la cooperativa más se fortalece la misma y esto redunda en un aumento de la capacidad de hacer cosas y de mejorar la condición de cada socio.

Como en cualquier ámbito de la vida cuando uno decide pertenecer a algo es mejor hacerlo con todas las de ley. Para estar de aquella manera mejor no estar. Las cooperativas deberían ser firmes a la hora de manejar estas situaciones y sus máximos responsables inflexibles con estas prácticas. Especialmente consigo mismos. Nada mejor para recuperar comportamientos éticos que dar ejemplo. Quizá volviendo a la esencia de su ser conseguirían el respeto que han perdido de muchos proveedores.

¿Cuáles son las ventajas de comprar determinados productos o a proveedores concretos al margen de la cooperativa?

Si hay algo que se me escapa no dejen de hacer comentarios al post y aleccionarnos sobre lo obvio. En Cabrera de Mar y gracias a Toni Llavador de Varo he descubierto el Restaurante Santa Marta. Un emplazamiento idílico para una cocina estupenda.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

4 thoughts on “Que alguien me lo explique

  1. Si Javier, has tocado un punto muy importante, son unas prácticas bastantes frecuentes por parte de algunos asociados de algunas Cooperativas. Soluciones hay varias si desde la Cooperativa se dejan muy claras las normas de funcionamiento, la forma de reparto de las bonificaciones ó rappeles en función de unas condiciones implantadas desde la Central.
    El resultado es bueno. Puedo afirmar que para los asociados “fieles” magnifico.
    Podría dar varias opciones y decir bien alto que para algunos socios de alguna Cooperativa el coste resultante de la misma a fin de Ejercicio es CERO.
    !!!Ah !!!. Y no solo son responsables los comerciantes. Algunos fabricantes aceptan esas propuestas y “pasan por el aro “. La solución es bien sencilla., pero hay que tener “bemoles” para aplicarla.

  2. Hola Javier, no puedo estar más de acuerdo contigo, llevo más de veinte años asociado, primero a una cooperativa ya desaparecida, donde pude participar activamente en la organización con distintas responsabilidades, actualmente formo parte de otra de ámbito nacional, tu reflexión me lleva a la cuestión básica de la implicación del asociado con la cooperativa y de los proveedores con la misma, al principio la excusa era, habitualmente, el porcentaje (Recargo) que aplicaba la cooperativa sobre la factura del proveedor, esto ya quedo atrás, desapareciendo este porcentaje, a menos en las dos que conozco, la implicación mejoró mucho, pero no del todo. Me imagino como posibles causas, una: facturar “Irregularmente” por decirlo de manera suave y otra podría ser que algún representante, proponía facturar directamente para no perder su comisión, bien, en este último caso, dependerá de las condiciones de cada representante con su representado, pero conozco a unos cuantos que pasando el pedido directo al proveedor siguen percibiendo su comisión. Y sí, ciertamente las cooperativas deberían ser más exigentes y duras con sus asociados y dejar de lado los miedos a que el socio se enfade y marche, como muy bien comentas si estás, estás a por todas y si no flaco favor estas haciendo a una organización de la que tu formas parte y donde, de tu implicación dependen, en una parte muy importante, los resultados del ejercicio que a ti te afectan directamente.
    Durante mi etapa como responsable en la anterior cooperativa esta fue una cuestión principal, no siempre se conseguía, pero hablando con los asociados, uno a uno, como muy bien comenta Rafael del “Reparto de las bonificaciones” en muchos casos su implicación mejoraba sensiblemente. Espero no haber herido la sensibilidad de nadie con la claridad de mis palabras, si ha sido así, disculpas de antemano. Es una cuestión de máxima importancia para la continuidad de estas organizaciones.

  3. Es bastante obvio,

    Con compra directa a proveedor y un volumen mínimo una cooperativa no sólo no te aporta nada. Sino que además te cobra por ello.

    Yo era independiente y tenía unas condiciones, entré a una cooperativa y seguía teniendo las mismas condiciones (las mejores). Y ahora vuelvo a ser independiente y vuelvo a tener las mismas condiciones. ¿Para que pagar si no me aportan? ¿Por el rappel?
    El rappel es la gran mentira de las cooperativas, te meten un escalado por total de compra con la cooperativa obviando el porcentaje que se consigue como proveedor.

    Según mi criterio, como ex-miembro de una cooperativa, son estructuras grandísimas que cuesta mucho mantener (80-100 personas). No son rentables y te aportan unos intangibles dificiles de medir.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *