Energía solar fotovoltaica, ¿la solución al problema energético?

  1.  Desarrollo tecnológico y eficiencia energética de la energía solar fotovoltaica

El desarrollo tecnológico alcanzado por la energía solar fotovoltaica en los últimos 10-15 años es, sencillamente, impresionante. La eficiencia de las células solares se incrementa un mes tras otro, de manera que en algo más de una década hemos pasado de paneles con un 12% de eficiencia de conversión de la energía solar en eléctrica a paneles con un 22%. No hay ninguna otra tecnología de generación de energía que haya mejorado sus niveles de eficiencia a este ritmo en las últimas dos décadas. Las centrales basadas en combustibles fósiles tienen un rendimiento de un 30%-40%, cifra no muy alejada de la fotovoltaica.

Además, en los últimos años se ha conseguido una drástica reducción de un factor que ha frenado el desarrollo de la fotovoltaica durante mucho tiempo: el tiempo necesario para que un panel solar produzca tanta energía como la que se utilizó en su construcción e instalación (Tiempo de Amortización Energética o Energy Pay Back Time en inglés, en lo que sigue EPBT). Los datos demuestran que la EPBT ha pasado de casi ¡cincuenta años! en 1970 y más de tres en 1990, a poco más de siete meses en la actualidad. Hoy día, el EPBT en la mitad meridional de España está comprendido entre 6 meses y 1,4 años.

Un panel fotovoltaico tiene una vida estimada de unos 30 años, por lo tanto, el 95% de su vida la pasa produciendo energía neta adicional a la que se empleó en su fabricación e instalación. Durante años se dijo que la energía solar fotovoltaica jamás sería rentable ya que su EPBT era similar o superior a la energía producida. Esto, que fue cierto durante décadas, se quedó como un “mantra” (uno más) en contra de su utilización, desmentido por datos perfectamente contrastables.

El segundo factor relacionado con la eficiencia energética de la fotovoltaica es el relativo a la cantidad de energía que produce y a su comparación con la producida por las centrales alimentadas con combustibles fósiles. Esta magnitud se denomina Tasa de Retorno Energético (en lo que sigue, TRE). La TRE es la energía eléctrica producida por los paneles durante su vida útil dividida por la energía gastada en su fabricación e instalación. Los valores de la TRE para las distintas tecnologías fotovoltaicas son similares o superiores a los que se obtienen con generación por fuel o carbón, aunque inferiores a los de ciclo combinado de gas. En localizaciones con elevados niveles de irradiación, la TRE puede llegar a 60.

Así pues, desde el punto de vista de la eficiencia energética, está plenamente justificado el uso de la energía solar fotovoltaica de forma masiva en nuestro país, además de su justificación en términos económicos, aspecto en el que incido a continuación.

2. Reducción de costes de la energía solar fotovoltaica

La figura muestra la evolución del precio del vatio fotovoltaico, expresado en dólares, desde mediados de los años 70 hasta hoy:

Evolución del precio de la potencia solar fotovoltaica.
Evolución del precio de la potencia solar fotovoltaica.

La razón de esa drástica disminución se debe a la apuesta generalizada por esta fuente de energía a escala mundial, lo que ha generado unas economías de escala sin precedentes, provocando la reducción de precios mostrada en la figura.

Estos precios de la potencia solar, unidos a los altos niveles de irradiación de España, hace que hoy en día en la práctica totalidad de nuestro país el precio del kWh fotovoltaico sea similar al producido con fuentes no renovables. En efecto, el coste del kWh fotovoltaico está comprendido en el margen 8-10 céntimos de euro, mientras que el coste del generado con gas o carbón, es de 6-12 céntimos de euro.

A la vista de los datos aportados en esta entrada, parece cada día más evidente que el problema energético tiene solución, pero hace falta tomar decisiones políticas que lo afronten claramente.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 thoughts on “Energía solar fotovoltaica, ¿la solución al problema energético?

  1. Buen análisis del sector fotovoltaico y como bien dices Ignacio, falta tomar decisiones políticas sensatas que desbloqueen el desarrollo del autoconsumo, entre otras cosas. El famoso “impuesto al sol” carece de sentido tal como está planteado. Esperemos que el sentido común se acabe imponiendo y que tener paneles solares en tu casa, fábrica, … sea por fin una realidad no perseguida en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *