La moratoria renovable

La energía eléctrica obtenida mediante tecnologías que utilizan el viento (eólica) y el sol (fotovoltaica y termoeléctrica) reciben unas primas por volcar a la red la energía obtenida. Unos cálculos sencillos aunque laboriosos muestran que, con el precio del vatio solar o eólico en 2007-2008, cuando se produjo el boom de las energías renovables, la energía sólo podía entrar en el mix energético si se retribuían con dichas primas. Esto ha sido utilizado torticeramente para culpabilizarlas del déficit de tarifa del sistema eléctrico, entre otros sinfín de males. Como prueba de la campaña en su contra, la figura muestra la evolución de la capacidad instalada año a año para la eólica y la solar fotovoltaica desde 2007 hasta el año pasado. La figura no puede ser más elocuente:

Capacidad renovable instalada año a año en España. Izquierda, solar fotovoltaica; derecha: eólica.

Capacidad renovable instalada año a año en España. Izquierda, solar fotovoltaica; derecha: eólica.

 

En ese sentido, la moratoria renovable decretada por el Gobierno del PP de la legislatura pasada se basó en medias verdades y mentiras completas que no hacen más que introducir desconcierto y perplejidad entre la ciudadanía. Además, en ningún momento quienes argumentan contra las renovables se acuerdan de destacar los beneficios que se obtienen con ellas. Al margen de los esgrimidos habitualmente (medioambientales, independencia energética), hay otros que son de naturaleza esencialmente económica, en los que me detendré en los siguientes párrafos.

  1. Las primas a las energías renovables no son las principales responsables del déficit de tarifa

El conocido como déficit de tarifa del sistema eléctrico, del que hablé en la anterior entrada a este blog, comenzó varios años antes de entrar las renovables en el mix energético español; se ha reducido en años donde las primas fueron muy abundantes y, tras los recortes a las mismas, el déficit de tarifa ha seguido aumentado en los últimos años. El hecho cierto es que no hay relación directa contrastable entre el aumento del mismo y las primas a las renovables. Y hay estudios rigurosos que demuestran que éstas podrían recibir primas importantes (entre 60 y 75 euros/MWh, similar al precio al que se compra frecuentemente la electricidad en el mercado mayorista) sin coste alguno para los consumidores.

  1. Las renovables abaratan el precio de la electricidad

En efecto, tal y como detallé en otra entrada a este blog, por su naturaleza, la energía renovable entra en el mercado mayorista de la electricidad a coste cero. Esto es así debido a que la energía eólica o la solar no son almacenables, por lo que un productor no encuentra beneficio alguno en no volcar la energía producida en un determinado período de tiempo en la red, al margen de cuál pueda ser la retribución que vaya a obtener. De esta forma, vuelcan la energía producida a coste cero, con lo que desplazan otras fuentes de energía como el gas o el carbón, que como es bien sabido, no son gratuitos. El resultado final es que, cuánto mayor cantidad de energía renovable haya en el mercado, más barato es el precio de la electricidad. Es decir, cada kWh generado con renovables tiene como contrapartida un kWh no generado con gas o carbón, evitando por consiguiente la necesidad de importarlos. España importó combustibles fósiles en el año 2015 por encima de 55.000 millones de euros, el 5% del PIB nada menos.

¿Entonces, por qué la moratoria a las renovables?

Hay temor a las fuentes renovables, en general, y a la solar fotovoltaica, en particular, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Ese temor que expresan las grandes compañías eléctricas se fundamenta en el hecho de que las renovables son, por su propia naturaleza, energías distribuidas por todo el territorio; no hay grandes centrales y casi todas las que existen, en especial en el sector fotovoltaico, están en manos de pequeños y medianos productores y, por consiguiente, fuera del control de las grandes compañías eléctricas. Fomentar esta fuente de energía significaría para esas compañías perder el control del suculento y muy lucrativo mercado de la energía.

Más tarde o más temprano el futuro será renovable, los combustibles fósiles no son eternos y la conciencia ecológica de los ciudadanos cobra cada vez mayor importancia. Lo que aún está por decidir es si ese futuro con predominio de energías limpias también lo será con un modelo de energía distribuida, accesible y barata, en el que el pequeño consumidor tenga “independencia energética”, o por otro que vuelva a estar en manos de las grandes corporaciones. De nosotros depende decidir qué modelo queremos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One thought on “La moratoria renovable

  1. La energía solar es uno de los métodos más beneficiosos de producción de energía en la actualidad porque es una inversión que favorece en el tiempo y que además ayuda al ambiente que tanto nos necesita. La utilización de otros tipos de energía están acabando con la vida natural del mundo y una de las soluciones más prácticas es cambiar esos tipos de energía como una muestra de apoyo a las generaciones futuras. En http://www.enlight.mx observamos la importancia del uso de este tipo de energía solar para la conservación del ambiente,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *