Co-branding y bricolaje, una buena oportunidad

Primero, las presentaciones. Las acciones de co-branding son asociaciones temporales de marcas, normalmente de ámbitos complementarios, ya sea para acciones estratégicas de marca o simplemente para campañas de marketing donde se potencie ambas marcas en el contexto de una colaboración win-win.

Las acciones de co-branding se popularizaron en los años 90 y actualmente viven un nuevo impulso, especialmente gracias al poder del mundo online, en general y de las redes sociales, en particular.

El mundo del bricolaje no debería ser ajeno a este término, ya que las ventajas de plantear acciones conjuntas entre marcas del sector parecen obvias. Los productos del sector del bricolaje son, casi siempre, complementarios a otros productos. El ejemplo clásico es una marca de pintura y una marca de rodillos o brochas, que bien podrían colaborar haciendo campañas conjuntas, ya sea a nivel de venta o solamente a nivel de marketing, aunque sea sencillamente para ahorrar costes al compartirlos.

En el contexto del mundo online, las posibilidades de acciones de co-branding se multiplican, al poder realizar campañas conjuntas que permitan una duplicación de impactos, al ser compartidas en diferentes entornos y comunidades.

Si nos vamos al terreno, por ejemplo, de las redes sociales, este tipo de acciones nos permitirán una mejor optimización de recursos, al servirse una marca de la comunidad de otra y viceversa, en una acción de win-win muy clara. Otra ventaja añadida a las redes sociales en el ámbito del co-branding es la posibilidad de que sean acciones efímeras, no teniendo que ligarse una marca a otra por un tiempo largo, cosa que siempre levanta susceptibilidades comprensibles. Una acción de co-branding puede ir desde un sencillo post cruzado en Facebook, a cualquier acción de más calado, como por ejemplo un concurso o una promoción.

Otro buen terreno para las colaboraciones co-branding es el de los influencers, con los que se pueden plantear acciones con varias marcas simultáneamente, las necesarias para que el blogger o youtuber pueda crear un proyecto concreto.

Y es que es precisamente en la palabra ‘PROYECTO’ donde se sustentan este tipo de acciones entre diferentes marcas. Las marcas del sector del bricolaje tienen que tomar conciencia de forma definitiva de que su producto per se no tiene valor. La única manera de aportarle valor a un producto de este sector es dentro de una idea de proyecto: una nueva decoración en el salón, un DIY que haré con mi hija el próximo fin de semana, un pequeño arreglo en el cuarto de baño…

Nosotros como agencia hemos estado presentes en varias acciones de co-branding entre marcas del sector y siempre los resultados han sido muy positivos para las marcas participantes. Desde esta tribuna, animamos a los responsables de empresas del sector (fabricantes, pero también distribuidores) a que planteen acciones de co-branding, que sin duda les darán buenos resultados.

Para cerrar, una frase que se ha utilizado quizás demasiado en otros ámbitos, aunque no por ello deje de ser menos cierta: a veces sumar, multiplica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *