Entre la jungla de Amazon y la cueva de Alibaba

El pasado día 11 tuve la oportunidad de impartir la segunda edición de los Talleres de Desarrollo de Negocio Online, organizados por AFEB; esta vez en su sede de Barcelona. Mañana mismo, realizaremos la segunda entrega en Madrid para otros ocho asociados de AFEB.

Este Taller, pensado como una píldora introductoria al Marketing Online para empresas fabricantes de productos de Bricolaje y Ferretería, también fomenta el debate entre los asistentes y en esta edición pudimos comprobar una vez más cuál es el tema que más pasiones despierta. No es otro que Amazon, el gigante de la venta online.

Al Taller asistieron profesionales de ocho empresas diferentes, algunos de ellos, auténticos expertos en el comercio electrónico, en general, y en la relación con Amazon, en particular. Entre la experiencia de unos y la curiosidad del resto, se generó un intenso debate que creo que fue muy provechoso para todos los asistentes, entre los que por supuesto me incluyo.

En su mayoría, el sector Bricolaje tiene todavía una relación de temor hacia el comercio electrónico. Es verdad que hay honrosísimas excepciones, pero no es menos cierto que muchas marcas todavía no han dado el salto a la venta online, ya sea a través de eCommerces propios o a través de Market Places. La pura lógica nos indica el camino, ya que es obvio que el comercio electrónico va a acaparar cada vez un mayor volumen.

No hace falta ser ningún visionario para darse cuenta de esta realidad: cada año que pasa el volumen de venta a través de la red aumenta. La confianza de los usuarios hacia el medio, los sistemas logísticos y de paquetería cada vez más rápidos, seguros y baratos y las nuevas generaciones de consumidores nativos digitales son el catalizador ideal para esta rápida e imparable expansión de este nuevo canal de venta. La duda entonces es: si este canal va a crecer y mucho, ¿por qué no apostar ya mismo decididamente por él?

Y en este mar de dudas, emerge Amazon. El portal que, en nuestro país, por el momento marca el ritmo del mercado. Amazon no espera a que un fabricante se decida por este medio, ya que cualquiera de sus distribuidores también puede lanzarse a la venta de determinados productos, con o sin el consentimiento de la marca. Y ahí empieza la Jungla de Amazon: marcas compitiendo contra sus propios distribuidores, fabricantes que pierden el control sobre los precios de sus productos, marcas que necesitan adaptar su producción para encajar con esta nueva manera de vender, empresas replanteándose sus procesos para poder cumplir con los rigurosos plazos de entrega que Amazon le exige… y un largo etcétera de vericuetos que cualquier marca que haya decidido dar el paso conocerá a la perfección.

Y no está todo dicho, porque en algún momento, el otro gigante de la distribución online, el chino Alibaba, desembarcará con todo su potencial en nuestro país. Cuando decida instalarse de lleno, rebajar drásticamente los plazos de entrega e imponer sus políticas de bajo precio, otro pequeño terremoto sacudirá todo el mercado.

Ante este panorama, solamente una cosa parece clara: las empresas que quieran sobrevivir a era del comercio electrónico, necesitarán tener una presencia activa en este tipo de Market Places, porque si no estarán dejando de controlar una parte del mercado cada vez más importante. Esto requerirá de inversiones importantes, de profesionales especializados en comercio electrónico, de replanteamiento de estrategias comerciales… pero de otra manera, en poco tiempo, esto del comercio electrónico pasará a ser, no una cuestión optativa o un nuevo canal de venta, sino una pura cuestión de supervivencia.

No queda otra, hay que adaptarse al medio, aunque ese medio sea tan lejano y desconocido como la Jungla Amazónica o la cueva de Alibaba.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Entre la jungla de Amazon y la cueva de Alibaba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *