Etiquetabricolaje

Mentir es cool… y, además, rentable

Decía Montesquieu que la verdad en un tiempo es mentira en otro.

En una época de información descontrolada y en la que cualquiera puede expresar su opinión a través de las redes y al rato ser tendencia, detectar qué es verdad o mentira deviene realmente complicado. Los manipuladores con pocos o ningún escrúpulo sacan provecho de este río revuelto cada vez más caudaloso.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¡Hogar, dulce hogar!

Mi primer trabajo fue en el departamento de estudios de mercado de una gran multinacional. Lo primero que aprendí es que para que los resultados de una encuesta fueran consistentes, había que realizar un tipo de preguntas neutrales, no sugeridas, para evitar darle la respuesta prácticamente hecha al entrevistado. Es decir, no plantear preguntas sesgadas.

Había que evitar, pues, preguntas del tipo: ¿Le parecería bien que todos los políticos fueran honestos? ¿Está a favor o en contra de las guerras? ¿Le gustaría que el precio del pan bajase? U otras tal que así.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La empinada escalera que lleva al cielo

A los que fuimos educados en escuelas de curas nos explicaban que llegar al cielo y gozar de la presencia de Dios era la máxima aspiración posible. Para ello era necesario llevar toda una vida de sacrificio y dedicación en búsqueda de la perfección.

Esto sigue siendo válido para los que creen. Los que piensan que nada trasciende suelen conformarse con sacar el máximo partido de la vida terrenal y, después, ya se verá.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Feriantes

Dado que una parte significativa de lectores pueda estar o estará en Eurobrico o Iberflora o ambas dos, les propongo el juego de identificar perfiles de feriantes. No hace falta tener una app ni usar móvil. El entretenimiento puede hacerse a simple vista, solo falta haber leído este post.

Referimos la colección de diversos personajes que uno puede llegar a identificar en una Feria como la que nos ocupa en Valencia. Vamos a  ello:

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Persona, animal o cosa

Despachar es un verbo que tiene varias interpretaciones. En sentido positivo, va desde “Atender a una persona para resolver sus asuntos, problemas, etc.”, pero también tiene connotaciones negativas, en el sentido de “despedir o acabar un asunto por la vía rápida (el matador despachó al morlaco con un feo bajonazo)”.

Barrunto que la brutal diferenciación entre ambas acepciones no se produce tanto por el sujeto despachante, como por la consideración que este da al objeto despachado. Me explico. ¿Con qué o con quién trata el despachador ? ¿Es persona, animal o cosa? Si es persona, o mejor, si el despachador considera a su interlocutor persona, como indica la definición en positivo, tratará por todos los medios de resolver sus asuntos, cuestiones, o problemas… Si, por el contrario, lo considera como animal o cosa, te despacha con una faena de aliño y te da el bajonazo, sin importarle un carajo, ni tú, ni el público asistente… si es que lo hay.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

A propósito de papá

Interesante el debate sobre el traspaso de negocios de ferreterías entre generaciones. Padres e hijos a los que la tecnología y, posiblemente una superior ( y distinta ) preparación académica, ha alejado, en cuanto a visiones de la vida en general y del negocio en particular, todavía más.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Aliñadas o esferificadas

Uno aprendió marketing en su día y lo natural era hablar de posicionamientos y segmentaciones del consumidor por sexo, edad, clase social, perfil, etc. Estos criterios que duraron un montón de años han pasado, hace tiempo, a mejor vida.

Ahora lo que se lleva es lo complejo. La realidad cada vez más líquida acarrea complejidad y esta complejidad se combina fatalmente con menos recursos, menos tiempo y más exigencia en obtener resultados.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

De agravios y agresiones

Vivir en sí mismo lleva implícito el ser agraviado por comparación de forma continuada a lo largo de toda la vida.

Ya el lugar de nacimiento es un agravio comparativo. Un niño sirio viaja en patera y otro niño griego o italiano, un suponer, lo hace a pocos kilómetros del drama en yate de recreo tomándose un helado.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Llegaron para quedarse

En estos años pasados, a fin de velar por la supervivencia de las empresas, la mayor parte de ellas, con muy pocas excepciones, se vieron obligadas a tomar una serie de medidas de contención del gasto ya que el apartado facturación mostraba, ejercicio tras ejercicio, inquietantes cifras rojas.

Los ajustes o recortes abarcaron seguramente todas las áreas de la empresa. Las más dolorosas y evidentes fueron las que afectaron/afectan a las personas en forma de recortes en la plantillas, eres, supresión de incentivos, reducción de sueldos, más trabajo por el mismo o menor salario, etc.

Sin desdoro de estos fuertes tijeretazos al presupuesto, se añadieron otros que, si bien en su volumen e impacto en la cuenta de resultado no eran significativos, sí se aplicaron más por su carácter simbólico que por el peso del ahorro en sí. Una especie de trompetilla del alguacil de pueblo antiguo anunciando: ”se hace sabeeeeer, por orden de la autoridad competeeeeente, que estaaaaamos en crisis”… por si algún insolidario no lo había notado.

En este apartado encontraríamos temas como cambios en la compañía de teléfonos en busca del proveedor más barato, menor volumen y calidad en el lote de Navidad, reciclaje de papeles u otros materiales de oficina, alargamiento de los renting de los coches de empresa, afluencia masiva de becarios y su correspondiente rotación, supresión del café gratis en la oficina, etc.

Ahora que parece que lo peor ya ha pasado y que el sector, tanto de bricolaje como de jardinería, presentan al cierre del año aumentos positivos en ventas y que da la sensación, si los políticos no incordian más de la cuenta, que dicha progresión podrá mantenerse durante 2016, algún sindicalista iluso podría pensar en reivindicar y tratar de recuperar parte de las prebendas que tanto costó conseguir y que se han esfumado tan rápidamente.

Que lo intenten si quieren, pero creo que no van a conseguir nada. Para algunos el proponer ideas sobre recortes, que te sean aceptadas y que encima te feliciten por ellas, crea vicio, mucho más que comer pipas o fumar. Son, además, una demostración de pertenecer a la casta de los que están dispuestos a sacrificar prebendas personales a cambio de que la empresa pueda tirar adelante… por mucho dinero que ya vuelva a ganar.

Todos los recortes mencionados han venido para quedarse. No importa que se vuelvan a generar importantes ganancias: no se volverán a recuperar los beneficios sociales perdidos. Lo que se dio “graciosamente” se ha esfumado en aras a la supervivencia del proyecto… y este argumento/excusa tiene todavía mucho recorrido.

Que se lo pregunten a mi vecino, el que tuvo que acoger en su casa a su suegra, que vivía sola, cuando se puso enferma. A la mujer le dio un cólico nefrítico y, como esto es muy doloroso, pues el buen hombre, a sugerencia de su hija, aceptó que la suegra se instalara en su casa.

– No se preocupe, Concha, véngase usted para casa, que la cuidaremos hasta que se reponga.

Esto era para navidades de hace dos años.

La tal Concha expulsó la piedra a las veinticuatro horas. Pero para Reyes, para ayer,  estaba todavía en casa de mi vecino.

– ¿Pero cómo no la mandas de vuelta a su casa?

– Mira, con tanto refugiado que corre por ahí…, así me siento solidario y prefiero acogerla a ella que a un afgano, qué quieres que te diga… Además, cocina mucho mejor que mi mujer y es la única que tiene reaños para cantarle las cuarenta… y visto así, pues ya me vale.

Como la suegra de mi vecino y como que visto así ya me vale, los recortes también llegaron para quedarse.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Manteros bricoladores

Hace pocos días bajé al centro histórico de la ciudad para hacer unos recados. Hay determinadas zonas que los oriundos de Barcelona tratamos de evitar porque entendemos que ya no nos pertenecen, nos han sido usurpadas en aras al negocio turístico y ya no son para nosotros una alternativa elegible en actos cotidianos de nuestra vida social y cultural.

Leer más
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail