Mentir es cool… y, además, rentable

Decía Montesquieu que la verdad en un tiempo es mentira en otro.

En una época de información descontrolada y en la que cualquiera puede expresar su opinión a través de las redes y al rato ser tendencia, detectar qué es verdad o mentira deviene realmente complicado. Los manipuladores con pocos o ningún escrúpulo sacan provecho de este río revuelto cada vez más caudaloso.

Dos grandes y recientes engaños, a saber, los argumentos falaces de los favorables al Brexit, reconocidos como mentira cochina por ellos mismos, y la campaña americana a la presidencia, trufada por un sinfín de mensajes fake, pero notorios, deslizados en las redes sociales por el finalmente vencedor. Dos grandes estrategias pensadas y basadas en mentiras ganadoras.

En ámbito más próximo, podemos encontrar también mentiras de bulto, empezando por los episodios de corrupción manifiesta, pero supuestamente desconocida que luego no penaliza; procesos sin salida evidente vendidos como solución; la ley  de energías renovables; la misma factura de la luz… y, recién salida de la agencia, la propia campaña de lotería de Navidad, basada en un engaño, eso sí, piadoso, pero engaño al fin.

¿Y en nuestro sector de ferretería y bricolaje existe la mentira? La respuesta es sí. Empezando, ya no por la desaparición, sino por la continuada expansión de comercios de barrio de dudosa  procedencia, con pobres prestaciones y escaso tráfico; por ofertas imposibles con precios sospechosos, posiblemente por debajo de coste; por las frases engañosas como “ofertón” (acompañada de un minúsculo texto que dice “aplicable solo a un limitado número de unidades”), descuentos hasta el 70 % ….(ídem, solo en algunos artículos seleccionados); por folletos de contribución obligatoria que apenas aportan contraprestaciones; por proyectos y promesas de cooperación que nunca acaban de tomar forma; por las inversiones en innovación que nunca llegan, etcétera, etcétera.

Sobrepasadas la religión y las dictaduras como entes generadoras de verdades absolutas, llega un punto en que lo que importa no es lo que pasa, sino lo que la gente está dispuesta a creer que pasa. Campo abonado para populismos, creación de nuevos rebaños y publicidad engañosa.

Es el llamado fenómeno de la posverdad, que genera debates, procesos y actitudes que no hace mucho tiempo no tenían ni argumentos ni lugar. La posverdad, como sucedáneo de la verdad. La virtualidad, como sustituto de la realidad tangible. El móvil y las redes sociales, en lugar del cafelito y el encuentro. El aquí te pillo aquí te mato, en vez de relaciones a largo. El miedo al compromiso.

¿Y qué pasa con las muchas personas que todavía siguen manteniendo, tanto en su vida personal como profesional, comportamientos éticos basados en las verdades de toda la vida? Pues les pasa como a mí, que nos vemos superados. Pensamos que ya es tarde para cambiar, que hay que mantener la bandera, aunque se nos queda cara de tonto ante la avalancha de éxitos de estos abusadores, cada día más numerosos, con sus mentiras y posverdades.

Pero seguiremos en el empeño. Dicen que lo importante es dormir con la conciencia tranquila… aunque dudo que los tramposos no descansen igual o incluso mejor. La mentira considerada como talento.

Un proverbio chino dice que la mentira produce flores, pero no frutos. A la vista está que esto ha cambiado y hoy, con los transgénicos, las mentiras antes estériles producen jugosos frutos… tan atractivos como la manzana de Adán… que igual estaba podrida, pero la mordió y así nos ha ido luego.

Otra mentira, la original, la que todos llevamos encima desde que nacemos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 thoughts on “Mentir es cool… y, además, rentable

  1. Como siempre, otro comentario acertado..voy a proponerte como “Ministro de Comercio y Sentido Común “..nos iría mejor a todos !!

    Gracias por tus reflexiones .

  2. Querido amigo:
    Aquellos que hemos recibido una educacion de la que estamos orgullosos, recordamos lo que dice el catecismo:
    “MENTIR, ES DECIR LO CONTRARIO DE LO QUE SE PIENSA, CON INTENCION DE ENGAÑAR”
    y siempre tan cierto como hoy; mas tarde o mas temprano se le descubren a la mentira sus patas cortas y todos conocemos, en nuestro sector, los ejemplos, lo que sucede es que no tenemos la paciencia de la espera, lo queremos todo para hoy y la verdad, a veces, tarda en salir como el buen arbol que tarda en dar fruto, pero hay que saber esperar.
    Hay que confiar en el trabajo y en el esfuerzo, son los indicativos del camino que llega al éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *