Un matrimonio perfecto ¿mejor de dos en dos?

Las dos parejas de neumáticos de un turismo no se desgastan igual, su deterioro nunca es equitativo. Quizás por la existente variabilidad de la calzada, erosión del firme o un mal reparto de la carga del vehículo, se acaban por desequilibrar los ejes e incrementar las diferencias de profundidad del dibujo. O simplemente envejecen cual consortes esposados.

Y cuando toca enfrentarnos a la reposición de las ruedas, asunto espinoso para las cuentas caseras, evitamos cambiar el juego completo. Aunque los profesionales del sector aconsejamos de cuatro en cuatro y, a menudo, fantaseamos con trios y cuartetos, ¿quién no ha comprado los neumáticos en pareja de dos? Si es así, por lo menos que sean idénticos (en dimensiones, escultura e índices) para mantener la simetría propia del eje.

Entonces solemos ponernos en manos del profesional del taller, para que advierta cuáles están menos desgastados y siguen siendo aptos y aconseje cómo hacer un trueque de piezas para sacar unos cuantos kilómetros de más. La descompensación en el desgaste favorece esta práctica de jugar con parejas pero, ¿qué prescriben los mecánicos sobre esta cuestión?

Haciendo una estadística durante visitas a talleres para publicar los “punto de venta” de Cuadernos, encuentro opiniones diferentes. La mayoría de los especialistas aconsejan poner los nuevos atrás ya que, a gran velocidad, un balanceo en la parte delantera se puede intentar controlar. Y hasta la DGT se ha sumado al criterio de mantener más agarre en el eje trasero porque las imperfecciones de detrás, sumadas a una tracción delantera, pueden favorecer un trompo.

Otros en cambio, consideran una solución óptima colocar los neumáticos nuevos delante ya que transmiten mejor la potencia y, al fin y al cabo, son los encargados de dirigir el coche. Además, la parte delantera pesa más y aguantarían mejor el desgaste de la rueda en mejores condiciones. El debate está abierto, aunque el que suscribe es de la opinión de montar los nuevos atrás y pasar las gomas viejas hacia delante. Es cierto que disminuyo la distancia de frenado pero no quiero jugármela con un posible reventón trasero.

Como parece que hay divergencias sobre los matrimonios del caucho, hemos abierto un debate a través del grupo de Neumáticos y Mecánica Rápida de LinkedIn para recoger de primera mano las opiniones de los mecánicos y sus experiencias con los usuarios.

Neumatiqueros y blogueros, animaos a participar aquí.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *