Un matrimonio perfecto ¿mejor de dos en dos?

Las dos parejas de neumáticos de un turismo no se desgastan igual, su deterioro nunca es equitativo. Quizás por la existente variabilidad de la calzada, erosión del firme o un mal reparto de la carga del vehículo, se acaban por desequilibrar los ejes e incrementar las diferencias de profundidad del dibujo. O simplemente envejecen cual consortes esposados.

Y cuando toca enfrentarnos a la reposición de las ruedas, asunto espinoso para las cuentas caseras, evitamos cambiar el juego completo. Aunque los profesionales del sector aconsejamos de cuatro en cuatro y, a menudo, fantaseamos con trios y cuartetos, ¿quién no ha comprado los neumáticos en pareja de dos? Si es así, por lo menos que sean idénticos (en dimensiones, escultura e índices) para mantener la simetría propia del eje.

Entonces solemos ponernos en manos del profesional del taller, para que advierta cuáles están menos desgastados y siguen siendo aptos y aconseje cómo hacer un trueque de piezas para sacar unos cuantos kilómetros de más. La descompensación en el desgaste favorece esta práctica de jugar con parejas pero, ¿qué prescriben los mecánicos sobre esta cuestión?

Haciendo una estadística durante visitas a talleres para publicar los “punto de venta” de Cuadernos, encuentro opiniones diferentes. La mayoría de los especialistas aconsejan poner los nuevos atrás ya que, a gran velocidad, un balanceo en la parte delantera se puede intentar controlar. Y hasta la DGT se ha sumado al criterio de mantener más agarre en el eje trasero porque las imperfecciones de detrás, sumadas a una tracción delantera, pueden favorecer un trompo.

Otros en cambio, consideran una solución óptima colocar los neumáticos nuevos delante ya que transmiten mejor la potencia y, al fin y al cabo, son los encargados de dirigir el coche. Además, la parte delantera pesa más y aguantarían mejor el desgaste de la rueda en mejores condiciones. El debate está abierto, aunque el que suscribe es de la opinión de montar los nuevos atrás y pasar las gomas viejas hacia delante. Es cierto que disminuyo la distancia de frenado pero no quiero jugármela con un posible reventón trasero.

Como parece que hay divergencias sobre los matrimonios del caucho, hemos abierto un debate a través del grupo de Neumáticos y Mecánica Rápida de LinkedIn para recoger de primera mano las opiniones de los mecánicos y sus experiencias con los usuarios.

Neumatiqueros y blogueros, animaos a participar aquí.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El mejor equipamiento

sin-titulo-1Ahora que las magníficas autopistas de peaje no son rentables, no quiero imaginar qué puede ocurrir con ellas. Su gestión es deficitaria y el mantenimiento imposible de asumir en un estado al que desde el FMI nos exige más recortes y esfuerzos a los ciudadanos. Con lo bien y seguro que viajábamos, y además sin aglomeraciones. Nos creíamos alemanes o incluso norteamericanos (de los que votan a Hillary en las metrópolis, claro): en BMWs y por autopistas de 6 carriles. Pero, ¿nos tocará volver a conducir por las viejas comarcales? Con esos baches que revientan los amortiguadores y piedras para poner a prueba los runflat.

Y encima llegarán las heladas invernales de sopetón, menos mal  que vamos tomando conciencia del neumático de invierno. Ya sabemos lo extremadamente eficaces que son cuando la temperatura desciende por debajo de los 7 grados al alba. Porque en seguridad conviene no escatimar, ¿qué supone un juego de 4 neumáticos de invierno frente al agujero de más de 2.000 millones del erario público por salvar algunas radiales de Madrid?

Tracción y adherencia en invierno, frenada en verano. Aconsejo equiparnos con la mejor opción durante todo el año, y para ello los All Season son un magnifico propósito. Aunque es cierto que ofrecen mejores prestaciones en invierno que durante el estío. Otro intento con mayor rendimiento es el CrossClimate de Michelin, un neumático de verano homologado para uso en invierno. Claro que no está al alcance de todos los bolsillos.

Por equipamiento que no sea, y aprovisionado de la mejor forma posible pude cubrir periodísticamente la convocatoria Supera Los Obstáculos, donde acabé mojado con mi deporte preferido. Y es de agradecer a la organización de Bridgestone poder (o intentar) nadar mano a mano con el pentacampeón de triatlón Javier Gómez Noya y flamante Premio Príncipe de Asturias (de los que recogen los premios en persona, no como otros). Un triatlón indoor,  y experiencia única, que los compañeros de la prensa captaron para la posteridad.

Así que para el próximo año, a seguir mejorando equipamientos en automoción, muchas novedades en Cuadernos,  y que Sus Majestades (los magos) nos traigan un montón de accesorios. Y propongo que seamos los ciclistas quienes demos vidilla a las mastodónticas autopistas arruinadas ¡Cheers for you!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Más partículas

En los últimos días he tenido la suerte de poder visitar dos de las factorías de neumáticos más importantes de la península ibérica, ambas del fabricante francés Michelin. La de Valladolid, con 40 años de historia y una plantilla de 1.700 personas, fabrica principalmente neumático agrícola con una producción anual de unas 23.000 toneladas de caucho. Por su parte, la de Aranda de Duero está especializada en neumático de camión y autobús y cuenta con una capacidad de 145.000 toneladas al año.

Las dos visitas me dieron la oportunidad de ser testigo in situ del complicado proceso de fabricación: la carcasa flexible construida con hilos de acero embutidos en goma, la banda de rodadura formada por lonas y capas de goma que ofrecen la mejor escultura para rodar, los procesos de verificación… La técnica utiliza diferentes compuestos, unos de origen natural como el caucho y otros químicos como negro de humo, acero, elementos textiles, óxido de zinc, azufre o metales pesados como el cobre, el cadmio y el plomo. Un producto industrial mimado por la más avanzada tecnología.

Pero tanta carga inorgánica puede suponer un quebradero de cabeza para aquellos científicos guardianes del medioambiente ya que la goma se desgasta con la abrasión y la fricción con el asfalto y se acaban por desprender ínfimas partículas contaminantes. Estas partículas, que proceden del desgaste de neumáticos y del polvo del asfalto, son serios contaminantes del aire y se están convirtiendo en un incipiente problema.

Además, y según las últimas investigaciones, el uso del freno y del embrague produce otras sustancias tóxicas también minúsculas que son inhaladas por personas y que pueden llegar a filtrarse por los desagües hasta incorporarse, incluso en el consumo humano de manera directa. Se trata de partículas metálicas con una toxicidad aún por determinar pero con una alta concentración en determinados puntos con tráfico elevado.

El tema se acrecienta por el aumento de peso de los nuevos modelos de vehículos. Cada vez se incorporan más accesorios y, además, la tecnología eléctrica hace que los coches ganen peso, lo que intensifica el uso de los frenos con el consiguiente desgaste de los neumáticos y la comentada emisión de partículas sospechosas. Aún no están reguladas estas emisiones pero las políticas de movilidad sostenible apuntan en esta dirección. Así que a ver qué se nos ocurre a nosotros entre la tómbola montada por la alcaldesa Carmena para el centro de Madrid y la nueva gestión de Gregorio Serrano como director general de la DGT. Y todo esto espero que sin infartos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Zurcidos contra el fraude

El pasado mes CdeNeumaticos asistió a la presentación de la iniciativa #stopalfraudeneumaticos en la que encontré unidos a todos los operadores del sector. Los dos sistemas integrados de gestión, Signus Ecovalor y TNU, José Luis Rodríguez secretario de la Comisión de Fabricantes de Neumáticos, y Adine (Asociación Nacional de Distribuidores e Importadores de Neumáticos) como promotora de la campaña. También se sumaron con su presencia el resto de entidades del sector Aer, Conepa, Ganvam, Open y Cetraa.

Todos sumados a los lemas “compra legal, exige transparencia” y  “stop al fraude en la importación de neumáticos no declarados”, un asunto espinoso ya que un 18% de los neumáticos que se importan no son declarados. Se ocasiona una cadena de trastornos que van desde problemas medioambientales al incremento de talleres ilegales pasando por el consecuente fraude a las arcas de la Hacienda pública y un problema intrínseco de la competencia desleal frente a otros distribuidores de neumáticos que si declaran y pagan.

Se apuntó que los más de dos millones de ruedas que se cuelan probablemente desde Centroeuropa no cumplen con la normativa, y suponen un fraude de unos cinco millones de euros por no recaudar la ecotasa. Chocolate del loro para un Estado preocupado por los desmanes de la corrupción pero un pico reseñable en nuestro sector. La subdirectora general de Residuos del Magrama,  María José Delgado Alfaro, adelantó que se pretende incluir un registro para mejorar la trazabilidad del neumático y controlar así estas importaciones fraudulentas. Lo que requiere irremediablemente una buena colaboración entre las administraciones autonómicas, ya que existe una polarización entre las diferentes comunidades. Parece que por algunos territorios se filtran mucho más neumáticos que por otros.

Y terminada la rueda de prensa visité al taller amigo -recordareis que tengo pendiente la renovación de las cubiertas tras las vacaciones- y revisando el catálogo de ofertas pensé en silencio sin querer importunar al empleado: – ¿Serán legales estos neumáticos?

Sorprendente solución, ya que no hay manera que el punto de venta conozca el origen de estas marcas que ofrece. Han podido pasar de mano en mano  sin que la verificación de su legalidad y ecotasa aparezca en la factura. Y el taller no tiene forma de saber si el producto que vende ha sido declarado.

Lo que me resulta definitivamente llamativo es que el usuario tampoco lo pueda conocer. No me considero adalid del consumidor excelso pero rodar sobre caucho ilegal puede llegar a ser un asunto espinoso.  La responsabilidad de librar al cliente de tal culpa debe recaer en el sector y, ahora que está tan unido, parece decidido a coser las brechas de la importación. ¡Costureros tan necesarios para el país!

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Viajes de segunda mano

Se acerca el otoño, y aún recuerdo el comienzo de estas últimas vacaciones con ilusión. Antes de salir de viaje había pasado por el taller de barrio por el mantenimiento responsable del coche. Cambio de aceite, filtros, batería, luces y limpiaparabrisas para tener garantías además de contribuir a la tarta veraniega del negocio mecánico. La buena noticia fue que no tenía que sustituir el neumático y podía alargar un poquito sus últimos kilómetros.
Pero creerme que no ha sido sencillo librarme de la multitud de ofertas visibles desde la calzada. La rueda de segunda mano no solo no nos ha abandonada sino que se multiplica cual espora. De Lugo a Cádiz asoman sus agresivas gangas por doquier. ¡Atención al solsticio! que son buenas fechas para seducirnos con el caucho seminuevo.
Recordaba las amenazas que pueden ocasionar, pérdida de control, deformaciones invisibles, disminución de presión, desgaste irregular, falta de adherencia… Pero en algún momento de hastío me he visto tentado de adquirir goma maltrecha y probar como profesional si había embuste en la ganga. Podemos y debemos cargar con cierto compromiso ecológico para alargar la vida del neumático – y también su residuo-, pero me decidí a visitar alguno de estos establecimientos disfrazado a lo Sam Spade. Y comprobé in situ que entre la legalidad y la legitimidad hay más de 1,6 milímetros.
Confirmo que tenemos que convivir con el neumático de saldo, la goma usada sin ningún control, y con sus precios más bajos aún que la fabricación/importación china. Se acrecientan estos viajes de segunda mano, a pesar de que este verano la DGT lanzó una campaña de vigilancia para el mantenimiento del vehículo con especial atención a las ruedas, y mientras… su directora María Seguí dimitía por mangonear.
Definitivamente os desvelo que durante estos calores no he sustituido los neumáticos, y acabé por resguardarme de cualquier seducción fatal viendo JJOO en la salita de la tele refrescándome con los records de Phelps.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¡Tú, robot!

¡Tenía que pasar! Ocurrió hace unos días, cuando el Tesla Model S que circulaba con conducción automática a gran velocidad por una autopista de Florida acabó empotrado bajo el remolque de un camión. Ni se activaron los frenos ni tampoco se alteró la trayectoria del coche, y su propietario, entusiasta defensor de la conducción automática, falleció en el acto.

Se había producido la primera víctima mortal con el piloto automático activado y ni el montón de sensores ni cámaras que tienen estos sistemas detectaron a tiempo el giro del camión. No se sabe si el sistema funcionó correctamente pero el fabricante se esconde tras el dato que señala un muerto por cada 209 millones de kilómetros con autopilot frente a los 96 millones de km de media en todo el mundo cuando conduce un humano. La estadística no juega a favor cuando pilotan los hombres.

Aunque los automatismos se desactivan cuando consideran que es necesaria la atención del conductor y nunca se recomienda el uso en zonas urbanas, hay un instante en que el conductor quita las manos del volante para entregárselo al vehículo. Toma la decisión de delegar la conducción –y desde el pasado mayo la vida también- en el piloto automático. Y aunque no tengo idea de leyes, se me antoja que existe un vacío legal a la hora de depurar culpabilidades. También con implicaciones éticas sobre toma de decisiones y responsabilidad.

La carrera por el coche autónomo tiene como protagonistas a Google y Tesla, y estoy convencido que cuando sus prototipos invadan las carreteras en un futuro, estas serán más seguras. Pero si ocurriese algún accidente -como va a seguir ocurriendo-, el vacío legal plantea dudas. ¿Quién es el responsable? ¿Conductor, fabricante, diseñador? Es casi seguro que las máquinas tendrán conocimientos suficientes para tomar decisiones morales. Pero imaginemos el escenario de un pinchazo a alta velocidad que obliga a la Inteligencia Artificial (AI) a tener que decidir entre sacrificar a su conductor, provocar un accidente multitudinario o acabar, por ejemplo, con un motorista. ¿Salvar varias personas a cambio de otra? ¿Quién cifra qué vida vale más? Dilemas éticos que aún están por llegar.

De momento y a día de hoy, incorporar un piloto automático en un vehículo por la M-30 madrileña me parecería igual de temerario que ver correr un robot por la calle Estafeta en San Fermín. ¡Pobre de mi, pobre de mi…!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Las mejores elecciones

Como todo conductor intuye por novato que sea, los neumáticos del automóvil son una pieza fundamental de su mecánica general. Una mala elección puede provocar que el agarre del vehículo no sea suficiente, que se circule mal y que la seguridad no se garantice poniendo en riesgo tu propio trayecto y el del prójimo. Las capacidades de conducción son optimizadas al escoger bien los neumáticos. Así que antes de emprender los trayectos de vacaciones estivales, conviene revisar algunos consejos para hacer una elección eficaz de los neumáticos:

El calor del verano influye en el asfalto variando la adherencia de los neumáticos. Por lo que a la hora de escoger el neumático será buena práctica hacerlo en función de la estación que afrontemos, ya sea invierno o verano, en esta ocasión.

En las características intrínsecas del neumático existen dos índices, el de velocidad y el de carga, que deben orientar sobre las particularidades del trayecto que vamos a realizar estas vacaciones. Circular por autopistas o caminos, sólo o con la carga repleta.

Fijarse en la correspondencia para que encajen la anchura de la llanta con la del neumático. Y tener claro si se realiza el trayecto con turismo, monovolumen o 4×4.

Conocer y respetar las indicaciones de presión específicas para cada neumático y que se correspondan con las especificaciones exigidas por los constructores de vehículos.

Y por último adquirir la rueda de reemplazo en un taller profesional. Aquellos puntos de venta, bien asociados pertenecientes a fabricantes o independientes, que generen confianza al usuario en los procesos de toma de decisión de la compra.

Así que, conviene tomar unos minutos para reflexionar sobre el estado del neumático y la mejor elección posible para el reemplazo. Porque esta intuición que nos empuja de manera sensata a adquirir un mejor producto, es una realidad que se aplica diariamente sobre cualquier resolución: un neumático que se ajuste a tu conducción, zapatillas para evitar fascitis plantar, bronceadores que prevén carcinomas, las nuevas reformas laborales, no al Brexit, il sorpasso al PSOE, etc… en fin, atención a todo acto de elección individual que suponga elegir una voluntad determinada.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¡Arde Seseña!

Parece que uno no tiene suficiente con haber sido embaucado por los sueños megalómanos de Paco El Pocero, un constructor sin escrúpulos que pretendía construir de la nada una ciudad dormitorio.  Engancharse a una vida burguesa en el campo manchego y a pocos kilómetros de La Puerta del Sol era un espejismo para muchas familias que adquirieron sus casas entre la multitud de bloques levantados en el barrio de El Quiñón, en el municipio toledano de Seseña.

Aquella macro urbanización de ensueño pronto acabó convertida en una ciudad fantasma, sin apenas servicios ni las comunicaciones prometidas. Un erial de ladrillo que ni siquiera comenzó a despegar, cuyas grandes avenidas estaban desiertas, los locales comerciales sin dueño y el gran parque central – que lleva el nombre de la mujer de El Pocero- sin niños que jugar. Fueron años difíciles en que las propiedades pasaron a manos de los bancos, convirtiéndose en un referente del fiasco financiero.

El despegue del barrio empezaba a ser una realidad. Lento y lleno de dificultades, su paraje urbanístico tomaba vida por el empuje casi estajanovista de sus propietarios. Pero por si fuera poco, el distrito acabó desarrollándose con un inquietante y metastásico vecino: el vertedero de caucho más grande de Europa frente a 5.000 viviendas.

Un cementerio ilegal de neumáticos que ha ido acumulando a escasos metros de la mega urbanización una mancha negra de 98.000 m2. El desolador vertedero se reparte entre los municipios de Valdemoro y Seseña , lo que ha podido complicar las responsabilidades entre dos Comunidades Autónomas y el Ministerio de Medio Ambiente.

Con tal panorama, amanecimos el pasado viernes trece con una gigantesca nube negra visible desde cualquier punto de Madrid. Los cinco millones de neumáticos habían comenzado a arder desencadenando un paisaje de fuego dantesco. Llevamos una semana de combustión y ni las mayores dotaciones de bomberos han podido sofocar el incendio. La nube tóxica aún sigue desprendiendo sustancias contaminantes que elevaron a peligroso para la salud el nivel de alerta. – Y nos ha vuelto a tocar, lamentan sus vecinos.

Ha habido dos décadas de incompetencia entre la Comunidad de Castilla – La Mancha, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Seseña. Gestores públicos contratados para inflar presupuestos, denuncias de ecologistas, sanciones del Seprona, vigilancia de Guardia Civil… Incluso alguien puede preguntarse por la actuación de los dos SIGs (Sistema Integrado de Gestión de neumáticos Fuera de Uso) que existen en la actualidad (SIGNUS y TNU), pero el origen del vertedero es anterior al 2005, fecha del Real Decreto que obliga a la gestión de NFU.

Tuya mía tuya… ahora parece que el único culpable es un pirómano que ha iniciado el incendio en 3 puntos con acelerantes. Pero el ciclo se cierra donde comenzó, familias que llevan mascarillas para poder respirar y vecinos que se marchan temporalmente cerrando aquellos hogares que El Pocero visionaba como paradigma de una mejor calidad de vida. Por cierto, la Agencia Tributaria ha publicado recientemente una lista de deudores con la Hacienda Pública a final de 2015 en la que se puede encontrar a Francisco Hernando.

Lo dicho: los paganos siempre… son los mismos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Más y mejores magisterios, por favor

Hace unos días nos enteramos que el constructor Mitsubishi cometía fraude con las emisiones de sus vehículos, manipulando las emanaciones contaminantes de al menos 625.000 unidades. El presidente de la compañía tergiversó el proceso de prueba del consumo de combustible de estos vehículos de forma que los resultados de los test reflejaron unos datos de eficiencia energética mejores que los reales. Este falseado de pruebas tuvo lugar mediante una modificación de la presión del aire aplicada a los neumáticos, lo que repercutió en los datos sobre consumo de combustible.
Sabemos que una errónea presión del neumático afecta al consumo y a las emisiones de CO2. En Europa el 71% de los conductores circula con una presión inadecuada en sus neumáticos, provocando un gasto innecesario de combustible y un aumento en las emisiones totales innecesarias de gases contaminantes. Y ya sabemos lo que ocurre: emisiones contaminantes, efecto invernadero, protocolo de Kyoto
Esta y otras actitudes se deben potenciar y se pueden enseñar. Sigue haciendo falta una enseñanza severa hacia los conductores que van al volante. Educación vial por parte de Gobiernos, Administraciones, colegios y autoescuelas. Cursos de capacitación para conductores jóvenes, noveles, mayores, infractores… y corregir infracciones como nuevas tasas de alcoholemia y presencia de drogas e incumplir la obligación de someterse a dichas pruebas de detección. O la concreción en la prohibición de nuevos sistemas de detección de radares, alterar limitadores de velocidad, distraerse con smartphones y arrojar a la vía objetos que puedan producir incendios o accidentes.
Como triatleta aficionado al ciclismo de carretera, también quiero resaltar la importancia de la prudencial distancia lateral de seguridad de 1,5 metros y alfabetizar que el conductor puede rebasar la línea continua central que delimita dos carriles para respetar la distancia lateral con el ciclista. Los 200 euros de multa y 4 puntos del permiso de conducir se me antojan insuficientes en el país europeo con más muertes de ciclistas en carretera.
En cuanto a las normativas referentes al neumático, ya no solo la mínima profundidad legal de 1,6 mm en su dibujo que la DGT ha supervisado con campañas de vigilancia de neumáticos en mal estado. Sino que también, creo, que la Guardia Civil multará en breve por llevar una presión inadecuada en las ruedas.
Así que esperemos que progresen más cursos y calen en nuestro ideario colectivo, y ya puestos, que el magisterio no lo imparta Tetsuro Aikawa, Presidente de la Mitsubishi.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La esfera de gala levita

Nos hemos instalado en una era de constante reinvención tecnológica que parece no tener fin, los productos que invaden la mente de los consumidores ya son caducos en Silicon Valley. Por muchas disciplinas como la neuroeconomía, la antropología y la estadística aplicadas al mercado para descubrir nuevos canales de publicidad, la ciencia nos atropella. La impresión en 3D ya utiliza aleaciones de níquel, fibra de carbono y materiales biológicos para sectores como el de la salud, el energético, e incluso el transporte aeroespacial. Aplicaciones casi imposibles que también son usadas para el diseño de moldes de los surcos de neumáticos permitiendo una mejor tracción y control y por tanto mayor seguridad en carretera. Antes de que la publicidad se plantee definir su target objetivo.
Pero en un ulterior presente de coches eléctricos, el caucho no se queda atrás. Un fabricante ha presentado recientemente un prototipo con la singularidad en el diseño de ser completamente esférico, lo que permite moverse en cualquier dirección. Circula en espacios muy ajustados, estacionamientos impracticables o congestiones endiabladas. Se conectará al automóvil por levitación magnética, y los baches ya no arruinarán la suspensión porque flotaría sobre las llantas, y los pasajeros disfrutarían de un trayecto bastante relajado. Además a diferencia de las cubiertas tradicionales, adopta el comportamiento similar al de una esponja, de forma tal que puede endurecerse o ablandarse según las condiciones de la calzada seca o mojada. Aunque esto de los sensores ya está implantado y probado en neumáticos convencionales, y también promocionado por millonarias campaña publicitarias.
Los neumáticos esféricos también tienen la última ventaja de tener más área de superficie que los neumáticos cilíndricos y menos de contacto, por lo que sus bandas de rodamiento no se desgastarán con tanta rapidez. Y así no deberán sustituirse con la misma cadencia. Y entonces no deberemos visitar nuestro familiar punto de venta. ¡Ay! Alacrán que clava su apéndice ponzoñoso en la reposición.
Espero no elevar a dogma aquella noticia de una pareja de alemanes que insatisfechos y en desacuerdo por la cuenta de un establecimiento turístico se vengaron pinchando multitud de neumáticos de vehículos aparcados. Solo faltaría que pinchar neumáticos por penitencia activara el sector de la venta de ruedas de sustitución.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail